Los síntomas más comunes de la resistencia a la insulina son:

  • engordar aún sin comer mucho
  • ansiedad por comer carbohidratos en la noche
  • no sentir deseos de hacer ejercicio