Quien no haya sentido un ataque de ansiedad no debería ser dietista. La proteína whey es la que más causa saciedad. Además previene la diabetes y adelgaza en el abdomen (referencia científica).

Los obesos no engordan por comer mucho, generalmente despiertan sin hambre, pero sienten ansiedad en la noche. Esto no es una costumbre, es una enfermedad llamada “Cerebro de Gordo” en la que el punto que controla el hambre está dañado. Desayunar abundantes proteínas restablece las hormonas que quitan el hambre.