Antes se pensaba que los obesos engordaban por comer mucho y hacer poco ejercicio.

Ahora se sabe que no desayunar engorda aún sin comer mucho, causa ansiedad por comer carbohidratos y disminuye el deseo de hacer ejercicio.